Para Personas Ciegas

Buscar

Buscar
 

Las tres técnicas más utilizadas para hacer accesibles las obras de teatro y ópera a personas ciegas son la audiointroducción, la audiodescripción y el audiosubtitulado.

  • La audiointroducción es el texto de audio que describe la producción de ópera o teatro que los usuarios ciegos oirán justo antes de que comience la función. Esta descripción incluye un resumen de la trama y una serie de detalles sobre los diferentes elementos visuales, como vestuario, escenario, etc. De esta forma, el usuario ciego empieza la representación con información que, de otro modo, no tendría.
  • La audiodescripción se centra en proporcionar a los usuarios ciegos una información sonora que explica lo que ocurre en el escenario (situación espacial, paisajes, gestos, movimientos, etc.), que recibirían a través de auriculares durante la representación de la obra.
    El papel del audiodescriptor en la ópera es particularmente difícil, dada la importancia de la música junto a una gran cantidad de elementos visuales. Otra dificultad de la AD para teatro y ópera, es que, a pesar de estar preparada de antemano, la locución se realiza en directo, y el audiodescriptor tiene que estar alerta y reaccionar a los imprevistos de la representación.
  • El audiosubtitulado consiste en la lectura en voz alta de los subtítulos por parte de un locutor, un método que en la actualidad no se utiliza con frecuencia. El audiodescriptor o locutor tiene como objetivo ayudar a los discapacitados visuales a seguir la trama de la obra a medida que avanza. Esta técnica se probó por primera vez en la ópera Devereux, de Donizetti, que se realizó en italiano en el Liceu de Barcelona.

th3